Los beneficios de las frutas

Tiene un alto poder hidratante además de aportar vitaminas como por ejemplo los cítricos con su vitamina C, esta es una vitamina que no es sintetizada por nuestro organismo, por lo tanto su ingesta es más que importante ya que es el único medio de obtenerla, especialmente la naranja en primer lugar, luego la mandarina, pomelo, kiwi y limón.

Por su gran cantidad de agua actúan como diurético natural previniendo la aparición de cellulitis.De todos modos siempre será necesario una consulta con el médico personal porque así como son ricas en agua muchas de ellas contienes hidratos de carbono que luego en el proceso químico se transforman en azúcar, por lo que pueden ser dañinas si no se controla su ingesta como por ejemplo en el caso de la uva y el higo o también la banana.

Esto no significa que no puedan ser ingeridas sino que deben ser controladas e indicadas por el médico especialista sobre todo en el caso de una persona con diabetes que debe controlar su ingesta de hidratos de carbono. Del mismo modo que para una dieta para adelgazar se deberá tener en cuenta la cantidad de calorías que aportan determinadas frutas, para lo cual se deberá consultar con el nutricionista.Sea cual sea la fruta de elección siempre se debe tener en cuenta su consumo al menos 3 4 cuatro veces al día, pudiendo ser ingeridas como colación o sea entre el desayuno y el almuerzo o entre la merienda y la cena.Los intervalos entre comidas deben ser de no más de tres horas y no menos de una hora y media.

El pescado, frutas, verduras y frutas secas previenen enfermedades vasculares

Según un estudio reciente se informó que el consumo diario de aceite de pescado reduce la posibilidad de sufrir un infarto agudo de miocardio. Según la American Heart Association se recomienda el consumo de pescados de agua fría como el arenque, el atún, la caballa y el salmón 2 veces por semana, pero las personas con alguna afección cardiovascular o los que precisan la reducción de triglicéridos deberían consumir 4 gramos al día de ácido eicosapentanoico y docosaexanoico por medio de un suplemento nutricional. En cuanto a las frutas y verduras. Teniendo en cuenta el rol que cumple el estrés oxidativo en la activación del sistema inmunológico y asimismo en la acción de las enfermedades inflamatorias, se demostró por medio de ensayos clínicos que la ingesta de alimentos con vitamina C, los carotenoides y los polifenoles lograban reducir las enfermedades cardiovasculares.

La vitamina C reduce la contracción de la proteínas C reactiva en un 20 a 35% pudiendo reaccionar este hecho con las mejoras clínicas en los pacientes cardíacos. La vitamina C se encuentra presente principalmente en las frutas cítricas y de este modo puede reducir la acción de los radicales libres intra y extra celulares. Los licopenos y los beta carotenos de los carotenoides presentes en las hortalizas verdes, rojas y anaranjadas son antioxidantes dietéticos que producen un efecto antiinflamatorio. E pacientes con presión arterial leve los niveles de oxidación del colesterol LDL así como la media de la presión diastólica y sistólica se vio reducida de modo significativo comparado con un grupo sin esta ingesta. Por su parte la frutas secas aportan ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados, fibra soluble y polifenoles favoreciendo la reducción de la presión arterial y enfermedades cardiovasculares.