Las proteínas

Las proteínas como definición general se puede indicar que se trata de moléculas de tamaño grande compuestas por aminoácidos importantes para el organismo porque éste las necesita para su sistema celular, ya que a partir de 20 aminoácidos una célula puede elaborar una cantidad importante de proteínas de determinada función, siendo las más importantes las enzimas que son catalizadoras de reacciones químicas.

Las proteínas tienen funciones muy diversas como por ejemplo su función transportadora de hemoglobina, función estructural con la producción de colágeno y queratina, función defensiva con la producción de anticuerpos actuando contra infecciones y agentes externos dañinos al organismo, función reguladora en la secreción de la hormonas del crecimiento y de la insulina y regulan la actividad celular, función contráctil con la producción de miosina y actina permitiendo el acortamiento del músculo cuando se contrae y función enzimática con la producción de pepsina y sacarosa permitiendo las reacciones químicas.

La síntesis de las proteínas depende de la regulación de la codificación de los genes, porque se encuentran establecidas según la genética salvo los péptidos antimicrobianos cuya síntesis es no ribosomal.Las proteínas están formadas por oxígeno, nitrógeno, hidrógeno, azufre y carbono aunque puede haber variaciones en muchas de ellas en cuanto a la cantidad de nitrógeno.
La síntesis de las proteínas representa un proceso determinado por las indicaciones provenientes de los genes.

La naturaleza nos brinda una amplia variedad de alimentos ricos en proteínas para que podamos tener una dieta sana. Entre los alimentos ricos en proteínas se encuentran, solo por citar algunos de ellos la carne vacuna magra, la pechuga de pollo sin piel , la merluza, la clara de huevo, la leche desnatada, la merluza, los caracoles, legumbres como los garbanzos y las judías blancas, las morcilla, el cabrito, la carne de cerdo desgrasada, el fiambre de pavo y el atún.

La lista de alimentos con proteínas es mucho más larga pero los alimentos citados anteriormente son tal vez los más consumido tratándose en su mayoría de carnes, legumbres y huevos.
Para una
alimentación sana y equilibrada los alimentos proteicos deben ser acompañados con verduras en un mismo plato y luego como postre cualquier fruta de estación para tener una combinación de excelencia con proteínas, fibras y vitaminas.

Anuncios

Las fuentes de vitaminas naturales

Vamos a analizar las propiedades y las vitaminas de algunos productos que solemos tener en casa habitualmente :

Pepino : desde el punto de vista nutritivo, contiene una cantidad mínima de vitamina A y yodo. Un 97 % de su composición es agua, por lo que resulta refrescante y poco calórico. Ideal para piel y ojos.

Apio : rico en vitamina C, potasio y fibra. Hipócrates ya recurría a él para tratar las enfermedades nerviosas, y nadie duda hoy de su capacidad  para reducir la tensión arterial. Además, es diurético. *Vitamina D leer https://bionaturalis.wordpress.com/2014/09/12/vitamina-d/

Tomate : es una excelente fuente antioxidante gracias a los betacarotenos, y tiene vitaminas C y E. Ayuda a combatir la hipertensión y la retención de líquidos y tiene buena fama como enemigo del cáncer.

Aceite de oliva : rico en vitamina E, un poderoso antioxidante, protege de enfermedades cardiovasculares, del cáncer y la artritis, y mejora los niveles del colesterol HDL y el funcionamiento del hígado.

Ajo : tiene propiedades antibacterianas y mejora la circulación. Además, lleva alicina, una sustancia que elimina el colesterol y reduce las grasas perjudiciales a la salud.  También es beneficioso en casos de asma, indigestión y molestias estomacales.

Pimiento : rico en vitamina A y C, ácido fólico, fibra y potasio, protege contra enfermedades del corazón y circulatorias y algunos cánceres. También beneficia a la piel y a la vista.

Propiedades de la vitamina B12

La vitamina B12 es muy importante para el organismo, por lo que es indispensable  incluirla en una dieta sana. Tan sólo está presente en los alimentos de origen animal, por lo que los vegetarianos están obligados a tomar  complementos vitamínicos que eviten los desequilibrios nerviosos relacionados con la carencia de cobalamina.


La cobalamina, como también se la conoce, permite que el hierro sea absorbido, por lo que su carencia puede provocar anemia. Además de anemia, la falta de cobalamina en la dieta puede causar insomnio, depresión, falta de memoria, desequilibrios nerviosos e, incluso, enfermedades mentales graves. Además, al faltar cobalamina pueden sentirse hormigueos en las extremidades, así como sensación de entumecimiento.


Las personas con determinadas conductas  son proclives a sufrir la falta de vitamina B12. Estas conductas son el tabaquismo, el alcoholismo, llevar una dieta vegetariana, etc. También las personas que sufren adicción a las drogas, colitis ulcerosa, la enfermedad de Crohn o determinados problemas en el sistema digestivo, tienen  problemas derivados de la falta de vitamina B12.